La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) fueron anfitrionas conjuntas del “Joyce Without Borders”, Congreso Norteamericano de James Joyce 2019, del 12 al 16 de junio. Éste fue el primer encuentro anual de especialistas en la obra de James Joyce en el también denominado Sur global, así como la primera ocasión en que se incluyeron participaciones tanto en inglés como en español, lo cual brindó la oportunidad de promover la excelente producción crítica sobre Joyce que se lleva a cabo en ambas lenguas.

El congreso recibió 192 propuestas después de lanzar su convocatoria, de 24 países: México, Irlanda, Estados Unidos, Canadá, Turquía, Francia, Nueva Zelanda, Fiji, Inglaterra, Dinamarca, Bélgica, Australia, Alemania, Japón, Perú, Escocia, Uzbekistán, Brasil, República Checa, Rusia, España, Holanda, Italia y Catar.

El programa académico incluyó a 4 ponencias magistrales, 8 presentaciones artísticas/alternativas, 44 mesas académicas (incluyendo a 8 en español), 3 sesiones de Grupos de Lectura fuera del congreso, y una mesa redonda final. En total, participaron más de 180 joycean@s.

Además de la UNAM y la UAM-Cuajimalpa, patrocinadores del congreso incluyeron la Fundación Internacional de James Joyce, la Embajada de Ireland en México, Culture Ireland, Cultura UNAM, Casa Universitaria del Libro (CASUL), Facultad de Filosofía y Letras (UNAM), el Museo Nacional de Antropología, Diageo, Amadís, Red CACINE, y Cuerpo Académico Expresión y Representación (UAM-C).

La obra y la figura de James Joyce han tenido un extraordinario impacto en muchas escritoras/es latinoamericanos (y de habla hispana, en general), quienes han admirado su osadía experimental; su entramado de aspectos de la experiencia individual con conceptos universales; la profusión barroca en el uso del léxico; la variada incorporación de idiomas y estilos; su crítica a las estructuras hegemónicas familiares, nacionales y religiosas; y su resistencia a las innumerables manifestaciones del imperialismo.


Fronteras, lindes, barreras: Joyce no se subyugó ante ninguna. De ahí la razón por la cual el congreso está dedicado a las muchas formas en que Joyce encarnó la figura del artista sin fronteras; a las maneras como su trabajo y su vida trascendieron divisiones convencionales. Tal como Stephen Dedalus lo afirma: “No me pondré al servicio de aquello en lo que ya no creo, llámese mi hogar, mi patria o mi religión: buscaré expresarme en algún modo de vida o arte tan libremente como pueda y tan plenamente como pueda, usando en mi defensa las únicas armas que me permito esgrimir: el silencio, el exilio y la astucia”. Al celebrar Bloomsday en México durante ese momento histórico, el congreso buscó honrar el espíritu de libertad artística y el exilio como pronunciamiento, a la manera del gran creador.

 

Y el exilio, aunque la afirmación posea tintes paradójicos, tiene sus placeres. En el año 2016, el New York Times postuló a la Ciudad de México como su destino turístico número uno, de entre una lista de cincuenta y dos urbes, llamándola “una metrópolis que lo tiene todo”. Entre las varias atracciones culturales, gastronómicas y arquitectónicas que el artículo señala, destaca “el estilo francés del siglo XIX de las mansiones de La Roma”, que es probablemente la colonia más hermosa y cosmopolita de la capital. Es justo una de esas mansiones en la Colonia Roma, la “Casa Universitaria del Libro”, de la UNAM, el espacio que fungirá como sede principal del congreso. Y ya que México, lo mismo que Irlanda, es conocido por la hospitalidad de su gente, este congreso se propuso estar a la altura de dicha tradición, al mismo tiempo que brindara a los asistentes la oportunidad de familiarizarse con la enorme influencia que Joyce tuvo en el ámbito literario del país.

Ponentes Magistrales

Subscríbete a Joyce Without Borders

​Únete a nuestra lista de correos